El vidrio templado es un vidrio mucho más resistente que el recocido (aproximadamente cuatro veces más), el cual, si se rompe, se parte en pedazos bastante pequeños.

Este vidrio de seguridad debe de cumplir con los estándares EN 12150, los cuales tienen una serie de parámetros entre los que se encuentran el número de fragmentos en los que tendría que romperse el vidrio o el tamaño máximo de uno de los fragmentos más grandes.

El vidrio templado es ideal para aplicaciones con anclajes como puertas de paso y mamparas de baño. Además, sirve para minimizar el riesgo de caída de un usuario si se rompe. También es ideal hacer análisis de tensión térmica en ventanas y, si es necesario, templar un vidrio .

Para conocer más sobre este material, te invitamos a contactarnos. En Ensambladora de Perfiles de Aluminio estamos para servirte.